Entrevista al CEO de Manpower ´Las empresas ahora piden habilidades blandas´ Entrevista al CEO de Manpower ´Las empresas ahora piden habilidades blandas´ 12/09/2018
 Comentá (0)

Lo aseguró Luis Guastini, titular de la consultora de personal a la Revista Pymes. “Se requieren técnicos, pero con capacidad de comprensión”.

Más de la mitad de los empleadores argentinos aseguran que tienen dificultades para reclutar el talento que necesita. El dato surge de la 12a Encuesta de Escasez de Talentos realizada por ManpowerGroup.

A escala global, el 45% de los empleadores manifestaron tener dificultades para cubrir posiciones específicas. En la Argentina, el valor se ubica por encima de la media, con un 52%, lo cual representa una baja de siete puntos porcentuales respecto de la edición anterior del estudio, pese a lo cual es el país con mayores dificultades en este terreno de todo el continente. Los puestos más difíciles de conseguir en la Argentina son “trabajadores calificados” (electricistas, soldadores, mecánicos), “representantes de ventas” y “técnicos” (desde personal técnico propiamente dicho hasta especialistas en control de calidad).

Luis Guastini, director General ManpowerGroup Argentina. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Luis Guastini, director General ManpowerGroup Argentina. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Según los empleadores consultados, unos 40.000 de 11 países, la escasez de talentos responde a que los candidatos carecen de las habilidades “duras” necesarias. Sin embargo, para Luis Guastini, director general de ManpowerGroup Argentina, nada de esto puede pensarse como ajeno al avance de las tecnologías, la obsolescencia de la educación formal y la falta, por parte de los empresarios, de inversión en capital humano. “En los años que venimos haciendo la encuesta se repite la falta de trabajadores calificados, vendedores y técnicos. Un año, uno está primero y otro año, segundo, pero siempre son los mismos perfiles. Lo que cambia un poco son las competencias que se requieren para estos puestos. El soldador que aprendió el oficio hace diez años no es el mismo que se requiere hoy, porque el contexto laboral es otro”.

¿Cómo describe ese contexto?

Lo que está pasando es que, tanto en la Argentina como en el resto del mundo, entre 45 y 50% de las tareas que hacemos a diario son susceptibles de ser automatizadas, por lo que cambian requerimientos de los puestos. El gran desafío es lograr que una persona que sale de una escuela técnica o de la universidad logre rápidamente insertarse en un mundo laboral incorporando las nuevas habilidades que aún no se enseñan en el sistema educativo.

¿Cuáles son esas habilidades?

Por primera vez estamos viendo que cada vez más las organizaciones están requiriendo habilidades blandas, como comprensión, resolución de problemas, creatividad y predisposición para aprender nuevos conocimiento. Por supuesto, hay habilidades duras que siguen siendo requeridas, pero la automatización pone el foco en habilidades que claramente no pueden ser reemplazadas por un robot.

Luis Guastini, director General ManpowerGroup Argentina. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Luis Guastini, director General ManpowerGroup Argentina. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

¿Esto tiene una razón?

Sí, los empresarios se están dando cuenta de que, con la velocidad con la que el conocimiento se vuelve obsoleto, la predisposición y facilidad para incorporar nuevos conocimientos en la marcha del trabajo son las habilidades más sensatas. Si uno piensa en el sistema productivo sobre el que está basado nuestro modelo formal de educación, se trata de un esquema en el que el Estado y las personas hacen una inversión de entre 15 y 20 años de formación, entre primario, secundario y terciario/universitario: con eso salían al mercado para desempeñar toda su vida laboral, empleados hasta su jubilación. Un conocimiento que, hoy, por lo general es más técnico y con pocas o nulas posibilidades de aprender habilidades blandas. Lo que está pasando es que ese conocimiento que se adquiere durante la educación formal es viable para un tiempo más corto. De modo que, a lo largo de sus vidas, las personas deben dedicarle un porcentaje importante de su tiempo a la capacitación para poder mantenerse empleables.

¿Los requerimientos cambian de acuerdo con el tamaño de la empresa?

En ese aspecto, la Argentina muestra una diferencia respecto del análisis global de esta encuesta. La tendencia es que cuánto más grande es la empresa, más dificultades tiene para conseguir talentos. En la Argentina, esto no ocurre; aquí las pequeñas empresas son las que más dificultades tienen para conseguir los talentos.

Luis Guastini, director General ManpowerGroup Argentina. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Luis Guastini, director General ManpowerGroup Argentina. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

¿Por qué?

Si bien hay varios factores que tienden a explicarlo, uno es la incapacidad que tiene el empresariado para atraer al talento. Cuando nosotros le preguntamos a los empresarios de este universo cómo están tratando de resolver este problema, una parte contesta que redoblan sus esfuerzos en capacitar a su personal interno, otros dicen que salen a buscar al mercado externo el talento que necesitan y otro grupo contesta que trabajan en modalidades menos ortodoxas, como crear redes de colaboración entre empresas para ayudarse entre sí, o tercerizar determinadas actividades. Ahora, cuando nos concentramos en salir a buscar el talento, lo que notamos es que los empresarios hacen inversiones enormes en marketing para los consumidores, pero no así en la captación de ese talento. Más que un problema cultural, creo que el tema de las pymes es tomar la decisión para invertir en capital humano.

¿Qué deberían estar haciendo?

Deben posicionarse como una marca empleadora dentro del mercado laboral. La persona que busca trabajo conoce mucho más que antes acerca de la empresa a la cual se va a postular, porque puede acceder más fácilmente a la información, puede conocer desde su posición frente a la sustentabilidad hasta cuánto pagan. Si el combo de compensaciones (desde el salario, pasando por los beneficios hasta el clima laboral) no es suficientemente atractivo o visible, el candidato nunca va a aparecer.

¿El mundo laboral y el mundo de la educación están divorciados?

Hace poco estuve en París, en la Conferencia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y el presidente arrancó su discurso del cierre diciendo “Skills, skills, skills” (por habilidades). Éste es el centro del problema y algunos países tienen iniciativas muy interesantes de interacción entre lo público y lo privado. Hacen acuerdos e invierten muchas sumas de dinero entre los dos sectores para la capacitación. Ya no es suficiente esa educación formal sino que se requiere de una capacitación continua en el ambiente de trabajo, en conjunto, del sector público y el privado. En la Argentina, creo que aún tenemos mucho trabajo para recorrer. La buena noticia es que vemos mucho interés por parte del sector público por entender cuáles son las verdaderas necesidades que tienen las empresas en términos de talentos, para adaptar las currículas. Creo que todavía falta profundizar más en términos de velocidad en la ejecución, porque la velocidad en que el conocimiento se vuelve más vetusto, lo exige.

Fuente: Clarin

 

Comentarios


Comente esta noticia...

Nombre  
Apellido  
Ciudad  
Provincia  
Código Postal  
Actividad a la se dedica  
Email  
Comentario  
Código de Seguridad: 504
 
Ingrese CÓDIGO DE SEGURIDAD

 

Encuesta
¿Su empresa ha obtenido su Certificado Pyme?

No, pero lo estoy tramitando
No, no me interesa obtenerlo
No, desconozco de que se trata