Si el 40% de evasión se redujera a la mitad se eliminaría el déficit Si el 40% de evasión se redujera a la mitad se eliminaría el déficit 01/08/2018
 Comentá (0)

La Argentina duplica a Chile y a los países desarrollados en su tasa de evasión. Los impuestos distorsivos implican el 10,45% del Producto; son los que más frenan la inversión y el desarrollo.

Por Gabriela Origlia

Ningún país comparable con la Argentina tiene un sistema impositivo tan contrario como el local a la inversión, al desarrollo y al progreso social. La conclusión se desprende de un trabajo del economista Juan Llach sobre la presión fiscal que destaca cuatro problemas principales: excesiva presión impositiva; alta evasión; carga tributaria contraria a la inversión y a la competitividad y mala calidad y baja recaudación de los impuestos progresivos.
Explicó que si se redujera a la mitad el 40% de evasión (incluyendo IVA, Ingresos Brutos y Ganancias) se podría “eliminar de un plumazo todas las cargas distorsivas y el déficit”. La evasión local es más del doble que en Chile (19,6%) y países desarrollados (16,4%), y 4 o 5 veces la de países nórdicos.
La presión tributaria del año pasado fue de 34,1% del PIB y 35,9% con el impuesto inflacionario incluido; la carga deja a la Argentina en el puesto 36 entre 116 países. Por otro lado, el gasto público consolidado fue de 40,5% del Producto (el promedio de los países desarrollados es de 38,9%), ubicándose en el rango 28 entre 116 medidos.
“Ningún país en el mundo registra una decadencia tan larga y relativa como la Argentina; ninguno lleva 73 años de ‘inflación crónica’ y la Argentina es la única economía bimonetaria en el mundo –describió Llach en la jornada organizada por la Fundación Mediterránea-. No hay manual de procedimiento de cómo hacer para gestionar, en una economía bimonetaria, la herencia que recibió este gobierno”.
El economista se concentró, en su análisis, en los impuestos anti-desarrollo (“distorsivos”) que incrementan costos o bajan precios y que, hasta 2015, sufrieron un aumento sostenido con el consecuente agravamiento de “nuestro síndrome anti-desarrollo”. En Argentina la inversión cae sostenidamente desde 2007. En 2017 alcanzó 15,2% de Producto, lo que deja al país en el puesto 122 entre 133 (entre los cuartos trimestres de 2016 y 2017 la inversión subió de 14,2% a 15,2% a precios corrientes y de 19,3% a 22,4% a precios constantes).
Entre 2011 y 2015, el PIB cayó 6%, peor que en 164 de los 181 países que miden los organismos internacionales y la inflación fue la tercera más alta del mundo. El año pasado se recuperaron la inversión y el crecimiento, dando inicio a un proceso que “puede perdurar, pero requiere varios períodos de gobierno”.
Llach enfatizó que 10,45% del PBI ($45.000 millones) en Argentina son impuestos distorsivos; en Brasil, equivalen a 6.6%; en Corea y Estados Unidos, 2%; en Uruguay, 0.8%; y en Chile 0.6%. El promedio en los desarrollados es de 0.6%. Del global, las provincias son responsables del 41.5% y los municipios de 9%. En conjunto recaudan 50.5% de los impuestos distorsivos y 66,6% de los distorsivos legislados.
El trabajo remarca la baja incidencia y calidad de los impuestos progresivos (ingresos y propiedad) que recaudan 6,1% del PIB versus 13,1% en los países desarrollados y 8% en Brasil, Chile y Uruguay. Argentina recauda 200.000 millones de pesos menos que sus vecinos.
“El grueso de nuestra presión tributaria surge de impuestos al trabajo y de otros contrarios a la equidad, como el IVA y los distorsivos ya mencionados –agregó-. También hay muchas inequidades en los impuestos progresivos”. Por ejemplo, el mínimo no imponible de Ganancias a las personas en porcentaje del ingreso medio es dos veces más en Latinoamérica cuatro veces más en los desarrollados; en proporción al salario medio argentino es 1,2 veces; Suecia, 1.1 y Chile 0,6.
Insistió en que hay que Integrar ganancias y aportes personales. Un asalariado que gana $10000 por mes paga 14%, un autónomo paga 11,1%. Peor aún, ganando $80.000 pesos, el asalariado paga 15.5% (apenas más que el de 10.000), un autónomo 8,6% y un monotributista 6,8%.
A su entender es una “gran injusticia social, ejecutada desde hace tiempo por el Estado, a la que se agrega que los jueces y otros funcionarios judiciales están exentos de pagar ganancias, aunque si lo harán los incorporados a partir de este año; todavía está en debate quiénes”.

Fuente: Alfil

 

Comentarios


Comente esta noticia...

Nombre  
Apellido  
Ciudad  
Provincia  
Código Postal  
Actividad a la se dedica  
Email  
Comentario  
Código de Seguridad: 353
 
Ingrese CÓDIGO DE SEGURIDAD

 

Encuesta
En relación con la cadena de pagos de sus clientes ¿Cuál de las siguientes opciones refleja mejor su situación? (compare la situación actual con la correspondiente a 12 meses atrás)
Se han estirado los plazos de pago
Se han observado cada vez más cheques rechazados
Se ha observado mayor morosidad en la cartera de clientes
No se aprecian cambios en los plazos de pago ni en la morosidad