Pymes: qué dejó la vuelta a fase uno versión “nueve días” Pymes: qué dejó la vuelta a fase uno versión “nueve días” 31/05/2021
 Comentá (0)

Retrocedamos cuatro semanas en el tiempo y cuando se le consultaba sobre expectativas de continuidad de restricciones a los sectores críticos (gastronomía, turismo, shopping, entre otros) la respuesta era: “Serán tres semanas, y luego tres semanas más, luego tres más”.

Se cumplieron las expectativas, pero ahora con un agravante adicional. Ingresaron a las nuevas restricciones los sectores comerciales no esenciales, y no críticos, en la nueva vuelta a Fase 1 versión “9 días”. De acuerdo al DNU debieron seguir trabajando de la siguiente forma “venta de mercadería ya elaborada de comercios minoristas a través de plataformas de comercio electrónico, venta telefónica y otros mecanismos que no requieran contacto personal con clientes y únicamente mediante la modalidad de entrega a domicilio o retiro. En ningún caso podrán abrir sus puertas al público”. El resultado fue intermitente. En muchos casos hubo rebeldía para acatar la disposición y en otros se cumplió a rajatabla.

La situación para el comercio no esencial crítico era grave antes de la toma decisión de continuidad de las restricciones. En la mayoría de los casos tuvieron que tocar ahorros y tomar deuda para lograr la continuidad de su negocio. El problema que ahora para lograr ese objetivo ya no tienen los ahorros, le han quedado deudas y no tienen ingresos para afrontarlas.

El resultado fue intermitente. En muchos casos hubo rebeldía para acatar la disposición y en otros se cumplió a rajatabla

Para los sectores no esenciales y no críticos tampoco la situación está bien. En abril las ventas minoristas crecieron 40,8% de acuerdo a CAME frente a marzo y abril del 2020 con “cuarentena estricta”. Sin embargo, abril cayó 8,3% respecto de marzo. A su vez, los volúmenes de venta cayeron 26,8% frente a abril de 2019 que había sido un año muy malo para la actividad. Menor volumen de ventas, sin ahorros, con deudas e intentando sostener el negocio a futuro con pérdida de ingresos, implica un desafío enorme.

De acuerdo a un informe de la Federación de Comercio de la Ciudad de Buenos Aires, la movilidad del empleado de comercio no esencial se da con muy bajo uso del transporte público. Solo 1 de cada 4 empleados usa esa vía y la mayoría viaja en bicicleta, a pie o en auto. Según el barrio en la Ciudad de Buenos Aires, entre 60% y 80% de los empleados viven en la cercanía del local.

Desde esta misma entidad se le planteo a las autoridades de CABA evitar nuevamente la inequidad en materia de competencia desleal en el mercado que implica que un comercio minorista solo pueda entregar por delivery o retirar el producto adquirido por el cliente en la puerta del local minorista frente a la apertura e ingreso a los hipermercados por comercializar bienes esenciales por parte de los clientes con la posibilidad de ver y tocar las prendas, calzados y blanquería, entre otros, y no poder hacerlo en el minorista tradicional. Por otra parte, como el consumidor puede ir a comprar bienes esenciales al super o hipermercado, frente a restricciones en el minorista tradicional, no tiene posibilidad de elección bajo las mismas condiciones.

En el caso de los comercios de cercanía, los marketplace, las redes sociales y sitios web fueron su única vidriera por estos 9 días

La expectativa desde el punto de vista sanitario no alienta a una visualización de un horizonte claro para las próximas semanas. Argentina se mantiene entre los países de mayor cantidad de muertes por millón de habitantes y el nivel de contagios no cede. Los ciudadanos que tienen una mirada crítica de este Gobierno, pero incluso los que están a favor de sus políticas demuestran con sus actos la desconfianza ante el proceso de vacunación. El resultado es miles de argentinos que viajan a Miami para poder vacunarse.

Para el caso de los shoppings la situación de arrastre de cierre llevarán a abandono de locales minoristas. Mientras en el mundo los centros comerciales están en una nueva etapa del ciclo de vida por nuevas tendencias de consumo, en Argentina parece que tendrán cartel de cierre por extensión de las restricciones en pandemia.

Los comercios debieron aguzar nuevamente el ingenio para vender por delivery exclusivamente. En el caso de la gastronomía, la ventas se reducen al 15% en promedio de cuando se permite asistir al establecimiento. En el caso de los comercios de cercanía, los marketplace, las redes sociales y sitios web fueron su única vidriera por estos 9 días. De acuerdo a una investigación de Focus Market, sobre un relevamiento en 1.264 pymes a nivel nacional en el medio de la pandemia, el abanico de medios de contactos de sus clientes potenciales y proveedores se agrandó en la conformación de la participación de medios. Mientras el 33% de los contactos siguen pasando por el sitio web, Instagram se convirtió en una herramienta de trabajo más con 16%, relegando a Facebook al 15% del total de contactos.

Otro de los sectores damnificados es la construcción, que según el estimador económico crecía 44% interanual a marzo 2021

Para el caso de la industria también hubo cambios. Se mantuvo en funcionamiento la industria de producción de bienes esenciales. Para el caso de “Industrias que se realicen bajo procesos continuos cuya interrupción implique daños estructurales en las líneas de producción y/o maquinarias” su personal no pudo usar transporte público. Sin embargo hay un cambio fundamental en el impacto de la demanda sobre el proceso de producción industrial: si el comercio no vende o disminuye las ventas, la producción industrial se detiene o modifica su planificación.

Por otra parte, comienzan a producirse problemas en la cadena de pagos. El comercio que no vende no puede pagar la factura ni cubrir el cheque de la industria que le entrego su mercadería. Si había un sector que venía recuperando actividad era la industria que crecía 11,4% interanual a marzo 2021, según al estimador de actividad económica mensual del Indec. Si embargo mostró caída de la producción del 0,2 % respecto del mes anterior.

Otro de los sectores damnificados es la construcción, que según el estimador económico crecía 44% interanual a marzo 2021. En los 3 días hábiles de la semana del parate solo continuaron la construcción la obra pública y las demoliciones.

La economía argentina esperaba un rebote que cada vez tendrá menor intensidad. El riesgo “micro” está nuevamente en el cierre de comercios, pérdidas de empleo y caída del ingreso de cuentapropistas, como monotributistas y autónomos a los que se les prometió un proyecto de ley de reforma de impuesto a las Ganancias y han caído en el olvido. El riesgo mayor “macro” está dado en incremento del déficit fiscal, mayor emisión monetaria para asistir al Tesoro, solo colocación de deuda en el mercado local, ampliación de las brechas del dólar entre el oficial y paralelo e impacto en la inflación en forma sostenida para lo que resta del año.

Fuente: Infobae

 

Comentarios


Comente esta noticia...

Nombre  
Apellido  
Ciudad  
Provincia  
Código Postal  
Actividad a la se dedica  
Email  
Comentario  
Código de Seguridad: 22
 
Ingrese CÓDIGO DE SEGURIDAD

 

Encuesta
¿En cuánto tiempo estima que se recuperará la actividad de su empresa respecto al nivel pre-pandemia?
Ya se recuperó
En lo que queda del año 2021
En 2022
En 2023
Más adelante
Nunca