Los argentinos que ya están en el Blockchain Los argentinos que ya están en el Blockchain 07/03/2018
 Comentá (0)

Es una tecnología famosa por el Bitcoin, pero sirve para todo tipo de transacciones. Hay 30 emprendimientos locales.

Bockchain es la tecnología que da sostén a la afamada criptomoneda Bitcoin. Se trata de una base de datos abierta y distribuida, que puede registrar transacciones entre dos partes de manera eficiente, verificable y permanente, según Harvard Business Review. Es así porque está formada por cadenas de bloques diseñados para evitar su modificación una vez que un dato fue publicado, mediante un sellado de tiempo confiable y un enlace a un bloque anterior. En la Argentina ya suman cerca de 30 los emprendimientos que están basados en esta tecnología.

“La Blockchain es un libro contable en el que cada hoja está encadenada con la anterior. Pero, además, se trata de una red descentralizada, con miles de copias alrededor del planeta. Por lo tanto, si la información que se añade no cumple con los acuerdos, se la descarta, lo que le otorga un importante nivel de seguridad”, explica Diego Gutiérrez Zaldívar, CEO de RSK y ex titular de Bitcoin Argentina y Bitcoin América Latina.

“Bitcoin agrega un tercer elemento, la prueba de trabajo, que es un mecanismo de seguridad basado en incentivos económicos”, agrega Gutiérrez Zaldívar. “Cada vez que alguien conecta una hoja al libro contable, tiene que colaborar con cierta capacidad de procesamiento, para lo cual debe haber invertido en servidores que le permitan tener esa capacidad. Nadie produce una hoja corrupta, o evita que una transacción se registre, para ganar algo proporcionalmente insignificante, poniendo en riesgo la red de la que forma parte y que vale 1.000 millones de dólares”, considera.

Los argentinos que ya están en el Blockchain

Diego Gutierrez Zaldivar, de RSK.Foto David Fernandez

La primera Blockchain fue conceptualizada por una persona o un grupo anónimo –al día de hoy aún no se sabe– conocido como Satoshi Nakamoto, en 2008, y aplicada en 2009 como componente central de Bitcoin.

De esta manera, sirve como libro de contabilidad público para todas sus transacciones y le otorga a la criptomoneda dos aplicaciones clave. La primera es como reserva de valor, ya que es escasa y tiene una emisión preestablecida de 21 millones. La segunda aplicación es como sistema de remesas, permitiendo enviar cualquier monto a cualquier lugar de destino, al costo de un dólar.

Sin embargo, de acuerdo con la definición de Harvard Business Review, Blockchain es sobre todo una “tecnología fundamental, con el potencial de crear nuevas bases para los sistemas económicos y sociales globales”, que ataca un modelo comercial tradicional con una solución de menor costo.

¿Por qué? Es que ofrece la posibilidad de registrar cualquier tipo de archivo digital, heredando la seguridad de la plataforma base, y permite transferir valor en la forma de acciones y títulos de propiedad.

“Al registrar activos, se abren posibilidades revolucionarias. Por ejemplo, con un dólar digital que circule libremente, nace una competencia para el sistema financiero”, explica Gutiérrez Zaldívar.

“Podría eliminar servicios que no aporten valor tanto para transferir dinero como para guardarlo, ya que no hay costo de mantenimiento para abrir una cuenta, pues sólo se paga por utilizar la red”, detalla.

¿Cuál es entonces el potencial del Blockchain? La tecnología permite, por ejemplo, el almacenamiento distribuido de archivos en "la Nube", la gestión de 
identidades digitales, o el registro y verificación de datos. Otras posibilidades que abre el sistema: ejecución automática de contratos, seguimiento de cadenas de abastecimiento, sistemas de seguridad automatizados o economía colaborativa.

Ripio

Fundada en 2013 por Sebastián Serrano y Luciana Gruszeczka, Ripio ofrece una billetera digital que permite la compraventa de bitcoins en pesos argentinos, junto con otros servicios gratuitos, como el envío de dinero entre usuarios, las recargas de celular y el pago de servicios.

Con sedes en Buenos Aires, Miami y Caracas, con un plantel de 35 personas, sus responsables aseguran contar con 150.000 usuarios, sobre todo en la Argentina y Brasil. Ripio “levantó” US$ 6 millones de los fondos Draper, Medici, Huiyin y Digital Currency Group.

“Nuestro modelo de negocios consiste en cobrar diferentes comisiones para la carga de saldo y la compraventa de moneda digital, según el método elegido, ya sea por Rapipago, PagoFácil o transferencia bancaria. Y también obtenemos ganancias del spread de ese intercambio, es decir, de la diferencia de cambio entre mercados de criptomonedas y venta al público”, explica Serrano.

Nacido en Choele Choel (Río Negro), Serrano cuenta que era un adolescente cuando ayudó a crear el primer proveedor de Internet. Y asegura que Bitcoin es una tecnología que presenta muchas similitudes con el surgimiento de Internet, pero en el mundo de las finanzas y no en el de la información.

“El mercado de nuevas tecnologías financieras, conocido como fintech, cotiza en 25.000 millones de dólares a escala global, y América Latina participa con US$ 600 millones. En nuestro caso, somos la primera plataforma Blockchain de la Argentina y una de las principales de América Latina. Nuestros principales clientes son pequeños y medianos ahorristas, inversores e interesados en las nuevas tecnologías, a los que les ofrecemos el mejor precio del mercado local para el intercambio de criptomonedas”, informa Serrano.

Los argentinos que ya están en el Blockchain

Sebastián Serrano, de Ripio.

Bitex

Bitex es un proveedor de servicios financieros sobre la Blockchain de Bitcoin, que ofrece una plataforma para que los clientes puedan comprar y vender bitcoins.

Creada en enero de 2014 por Eduardo del Pino, Francisco Buero, Cristian Bruno, Tomás Rojas y Manuel Beaudroit, la empresa tiene sedes en Buenos Aires y Santiago de Chile, donde trabajan 15 personas. Ya levantó US$ 1,2 millones en capital de riesgo de Primary Ventures e inversores privados.

“Desarrollamos y ofrecemos la custodia segura de bitcoins para clientes no avezados que requieren de una solución llave en mano destinada al resguardo seguro y fuera de línea de su inversión”, describe Beaudroit.

“Por otro lado, contamos con un procesador de pagos en bitcoins al cual los comercios físicos y electrónicos se pueden conectar para empezar a ofrecerlo a sus clientes, sin entrar en comisiones innecesarias, fraude y con un tiempo de liquidación muy rápido”, asegura.

“También brindamos una solución de transferencias internacionales sobre la Blockchain de Bitcoin para el segmento B2B. De esta manera, profesionales o empresas pueden aprovechar las ventajas del bitcoin, sin estar expuestos a la volatilidad de su precio ni a las cuestiones técnicas”.

¿Cómo es la propuesta concreta que les ofrecen a esos clientes “no avezados”? “Nuestros clientes transfieren dinero en su moneda y en una hora pueden pagar en más de 50 países en moneda local y directamente a la cuenta bancaria del beneficiario. En cada servicio, cobramos una comisión transaccional, pero no lo hacemos por la apertura de las cuentas ni por el mantenimiento”, añade.

Wayniloans

La prehistoria de Wayniloans se inicia con un modelo peer to peer (o de red de computadoras que funciona sin clientes ni servidores fijos, sino como una serie de nodos iguales entre sí) de préstamos, utilizando el bitcoin como medio de pago.

“Descubrimos la necesidad de desarrollar integraciones con redes extrabancarias, y montamos un servicio de micropréstamos en blockchain”, explica Juan Salviolo, quien desde 2015 encabeza la iniciativa, junto con Matías Wohlgemuth y Martín Rivas.

La firma cuenta con dos unidades de negocios. Por un lado, los micropréstamos en redes extrabancarias. Por otro, según explica Salviolo, “estamos validando un set de productos sobre la capa de redes que tenemos integradas para facilitar las conexiones de compañías fintech, aseguradoras y de remesas con servicios como depósitos y débitos en efectivo, pagos y soluciones del tipo préstamos como servicio”. Wayniloans ya levantó US$ 400.000 de capital de riesgo por parte de NXTP Labs, Venture Hive e inversores privados. Su plantel está conformado por diez personas.

Signatura

Gonzalo Blousson, Federico Bond y Franco Amati fundaron la solución de firma y certificación digital Signatura en 2016, con sede en Buenos Aires, donde trabajan sus seis empleados, y socios en distintos países de América Latina. Tras “levantar” US$ 450.000 de fondos como NXTP Labs, Cygnus, BIND, Primary Ventures y ArFintech, basan sus ingresos con su modelo de suscripción.

“A medida que Bitcoin crecía, nos fuimos dando cuenta de que su tecnología, Blockchain, también podía ser utilizada con fines no monetarios”, explica Amati.

Los argentinos que ya están en el Blockchain

Franco Amati y su socio Federico Bond de SIGNATURA.Foto Diego Waldmann

“Fue así que tomamos la decisión de construir sobre la cadena, lo que nos brinda una base de datos distribuida e inalterable sobre la cual prestar nuestros servicios. Básicamente, proveemos de certeza digital para garantizar la autoría, integridad y fecha cierta de cualquier registro o documento, desde contratos hasta archivos de video”, agrega Amati.

“Nuestra plataforma web es utilizada de las formas más diversas: contratos, workflows (el estudio de los aspectos operacionales de una actividad de trabajo), certificaciones o diplomas académicos, y propiedad intelectual, entre otras”, dice.

“Lo mismo sucede con nuestra API, por ejemplo integrándose en aplicaciones de seguros, como garantía de autenticidad y resguardo de pruebas”, añade.

La firma tiene en carpeta sumar servicios de soporte a blockchains adicionales a Bitcoin, como la de RSK. “Esto nos permite, por ejemplo, condicionar la firma de un contrato a una fecha determinada”, concluye.

Coinfabrik

Coinfabrik ofrece toda la gama de servicios Blockchain, afirma Pablo Yabo, cofundador junto a Sebastián Wain y Sergio Lerner.

La empresa tiene sede en Buenos Aires y un plantel de 20 personas, con servicios que van desde infraestructura para billeteras hasta exchanges, pasando por blockchains privadas, ICO, auditorías y programación de smart contracts.

Los argentinos que ya están en el Blockchain

Pablo Yabo, de COINFABRIKFoto David Fernandez

“Tenemos clientes en Canadá, China, España, Estados Unidos, Hong Kong, India, Noruega y también en la Argentina”, asegura Yabo.

Desde su experiencia, asegura que lo más complejo del sector pasa por el desconocimiento de la mayoría de los clientes y la inmadurez de la tecnología. “Muchas veces, persiguen objetivos que no son factibles o resultan muy lejanos. Por esa razón, hay que hablar mucho con ellos para identificar cuáles son realmente los potenciales clientes con proyectos viables”, dice.

Las "ICO"

Otro ejemplo del uso de la tecnología blockchain es el de las ICO (por “Initial Coin Offering”) o crowdfunding mediante el uso de criptomonedas. En contraste con una IPO (la oferta pública de venta en el mercado bursátil), en la que los inversores obtienen acciones de una empresa, en las ICO compran monedas de una compañía: si son exitosas, se valorizan.

Tal vez el primer ejemplo local sea el de Ripio, que en noviembre pasado lanzó RCN (Ripio Credit Network), el primer protocolo de préstamos internacionales entre pares (P2P) basado en contratos inteligentes y tecnología blockchain. La red funciona con tokens (garantías de la recepción de futuros servicios que la compañía promete ofrecer). Para distribuirlos, llevó a cabo una ICO por más de US$37 millones entre 3.400 compradores de 25 países, incluidos fondos como FBG, Alchemist, Capital BlockTower, Blockchain Financial Service y Blockchain Investors Consortium.

Los RCN fueron listados en cuatro de los mayores exchanges (que permiten operar con divisas digitales a cambio de otros activos) del mundo: Huobi, Bittrex, Binance y Upbit.

La pata argentina

BitPay es un proveedor global de servicios de pago con bitcoins radicado en Atlanta, Estados Unidos. Fundado en 2011 por Tony Gallippi y Stephen Pair, sumó como inversores a Peter Thiel, Li Ka-shing, Richard Branson y Jerry Yang. Entre sus clientes figuran Microsoft, Amazon y MercadoLibre, con ingresos que superaron los US$ 1.000 millones en 2017. Siete de sus desarrolladores (13% de su plantel) se desempeñan en la sede de la empresa en Buenos Aires. “La Argentina es uno de los primeros países donde Bitcoin floreció y los desarrolladores locales se encuentran dentro de los pioneros y los que más saben del tema a escala mundial”, explica Alberto Vega, gerente de BitPay para América Latina. Agrega: “Buscamos ser el referente del mercado para empresas y usuarios en la Argentina, mediante nuestros servicios de pago en bitcoins. Estimamos que una gran parte de las empresas lo utilizará en el mediano plazo”.

A la vanguardia

RSK es una de las dos plataformas de contratos inteligentes más importantes del mundo, nada menos que junto con Ethereum. Los “contratos inteligentes” son programas que permiten ejecutar la cláusula correspondiente al disparar una condición preprogramada, no sujeta a ningún tipo de valoración subjetiva. Su objetivo es brindar una seguridad superior a la ley de contratos y reducir los costos de transacción.

Constituida a principios de 2016, RSK reunió a dos equipos que venían trabajando hace ya varios años en blockchain, formados por Diego Gutiérrez Zaldívar, su CEO, junto con Sergio Lerner, Rubén Altman, Adrián Eidelman y Gabriel Kurman. Con dos rondas de inversión por US$4,5 millones, sumaron como socios a Anthony Di Iorio, cofundador de Ethereum, y a los fondos Baja Holdings y Huiyin, el más importante de China.

“En RSK estamos construyendo una red de redes, en la que Bitcoin es la capa de atesoramiento de valor, en tanto que la segunda capa es la de contratos inteligentes”, subraya Gutiérrez Zaldívar.

“Contamos con el apoyo del 85% de los mineros de bitcoin (quienes procesan las transacciones y aseguran la red usando un hardware especializado, recogiendo bitcoins a cambio de este servicio) y de la federación que agrupa a los principales 25 exchanges (empresas que permiten operar con divisas digitales a cambio de otros activos) y wallets (las herramientas informáticas que permiten las transacciones) de bitcoin del mundo”, añade. Gutiérrez Zaldívar dice que se trata de un negocio B2B, ya que quienes interactúan en la plataforma son instituciones financieras y cita como ejemplo al Banco Da vivienda de Colombia.

El ecosistema blockchain argentino también cuenta con una empresa que forma parte del equipo de desarrollo de Ethereum. Se trata de AtixLabs –creadora de productos digitales basados en blockchain y también en otras tecnologías–, fundada en marzo de 2013 por Ailín González, Agustín Ferrari, Marcio Degiovannini y Alan Verbner. Aseguran haber vendido 50.000 horas de trabajo sólo en 2017.

Los argentinos que ya están en el Blockchain

Alan Verbner, Ailin González, Agustin Ferrari y Marcio Degiovannini, socios de ATIXLABS. Foto Diego Waldmann

“Hace dos años, decidimos abrir un área dedicada especialmente al desarrollo orientado a blockchain. Trabajamos en varios proyectos en estas tecnologías y somos parte del equipo de desarrollo de Ethereum. Implementamos exitosamente diferentes tipos de soluciones blockchain, que van desde el desarrollo de los protocolos hasta soluciones integrales para grandes compañías de consumo masivo, hotelería, telecomunicaciones y la industria automotriz”, sostiene Verbner.

Glosario

El banco BBVA publicó recientemente un “Diccionario Básico de Blockchain”, a la que define como la tecnología que permite que computadoras distribuidas almacenen información actualizada de forma permanente, con todas las copias sincronizadas. Esta tecnología, además, no permite modificar ni eliminar la actividad registrada, sólo añadir datos, bajo el consenso de la mayoría de los participantes en su red.

Bitcoin: Moneda digital descentralizada. No depende de ninguna autoridad central. Registra transacciones financieras con facilidad, en un entorno seguro y entre iguales, usando tecnología peer-to-peer (P2P). Además, Bitcoin (con mayúscula) refiere al protocolo de la Blockchain y a la red P2P que lo sustenta.

Criptomoneda: Medio de intercambio digital. La primera fue Bitcoin en 2009. Hoy, hay más de 1.000 en el mercado, con especificaciones y características distintas.

Encriptación: Es ocultar información para que sólo pueda sea interpretada con una clave o código, protegiendo el intercambio de datos y asegurando los procesos en los que se usen.

Ethereum: Plataforma descentralizada para crear contratos inteligentes. El Ether es su criptomoneda, la segunda más utilizada después de Bitcoin.

Forks: Cuando una parte de los usuarios de las redes Blockchain quiere hacer cambios y se encuentra con la oposición de otra, se producen bifurcaciones.

Hash: Las agrupaciones de bloques de las que se encargan los mineros de la Blockchain tienen que estar validadas. Para ello, deben encontrar una clave o huella digital única, irrepetible e inmodificable que las identifique, denominada Hash. Cada vez que descubren una, se distribuye al resto de los nodos de la red, de modo que estén siempre sincronizados.

ICO: Initial Coin Offering, una forma de financiación empresarial. Las startups ofrecen tokens en lugar de acciones, y sus compradores pagan con monedas digitales.

Minería digital: Proceso mediante el cual se lanzan nuevos bitcoins al mercado, gracias a la creación de bloques encadenados. Los encargados son los mineros, personas que trabajan con potentes ordenadores conectados las 24 horas, vigilando que todas las transacciones de la red se realicen correctamente.

Nodos: Son los equipos que forman parte de la Blockchain, para almacenar y distribuir en tiempo real copias actualizadas de las operaciones que se realizan.

Tokens: Son unidades de valor que pueden adquirirse a través de la Blockchain y emplearse para obtener bienes y servicios.

Fuente: Revista Pymes-Clarin

 

Comentarios


Comente esta noticia...

Nombre  
Apellido  
Ciudad  
Provincia  
Código Postal  
Actividad a la se dedica  
Email  
Comentario  
Código de Seguridad: 672
 
Ingrese CÓDIGO DE SEGURIDAD

 

Encuesta
En el sector que se desempeña su empresa, ¿Cómo evolucionó el ingreso de productos importados al mercado doméstico en el último año? (compare la situación actual respecto de igual mes de 2017)
Aumentó considerablemente
Aumentó moderadamente
Se mantuvieron igual
Disminuyó moderadamente
Disminuyó considerablemente