Avances tecnológicos: cómo convertir los cambios en oportunidades Avances tecnológicos: cómo convertir los cambios en oportunidades 08/11/2017
 Comentá (0)

El desarrollo de la tecnología modifica cientos de puestos laborales y profesiones de forma radical. La clave es adaptarse a esos cambios, aunque muchos de ellos hoy resultan impensados. Cómo aprovecharlos, según Marcelo Revich, socio de S&A Digital.

Primero se llevaron a los traductores, pero a mí no me importó porque yo no lo era. En seguida se llevaron a unos taxistas, pero a mí no me importó porque yo tampoco lo era. Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde”.

 

 

Esta adaptación libre de la obra de Bertold Bretch ilustra perfectamente estos tiempos y seguramente podría aplicarse a cualquier profesión. Ya existe Watson (un sistema de inteligencia artificial de IBM) abogado, médico, y porque no, contador o traductor o lo, que a cualquiera se les ocurra.

 

 

Quien ahora parece venir por todos nosotros ya no es el fantasma del nazismo, haciendo alusión a la obra de Bretch, sino un tsunami tecnológico. No es algo indefinido, ni desconocido. Es Uber, Airbnb, Google Translate, Alexa, y muchas otras más. Pero, ¿por qué pensar que vienen “por nosotros” y no “para nosotros”?

 

 

Atención. No entremos en pánico. Las licuadoras no dominarán el mundo al mejor estilo Terminator, pero herramientas como inteligencia artificial, Machine Learning, Big Data Blockchain modificarán radicalmente los trabajos y las profesiones. Por eso, las personas deben centrarse en tareas no rutinarias y de alto valor agregado. Y para eso se deberá re-entrenar nuevas habilidades que serán requeridas en el futuro, las llamadas habilidades blandas, como el liderazgo, la comunicación, la gestión, la atención al cliente, la innovación y el trabajo en equipo, por nombrar algunas.

 

 

El mundo de la educación también deberá repensarse radicalmente. Entonces una pregunta lógica es: ¿Estamos enseñando para el mundo que viene? La educación es, quizás, uno de los ámbitos que menos cambió en años. Probablemente, si se compara la imagen de una clase de una escuela de 1800 y una actual, se notarán pocas diferencias. Más allá del cambio de la tiza por un marcador o, en el mejor de los casos, por un Power Point, el resto no varió significativamente. Seguramente, seguiremos viendo la típica clase de 30 alumnos sentados escuchando la exposición de un maestro y realizando tarea para el hogar.

 

 

Según un estudio de la Universidad de Oxford, el 47% de los empleos está en riesgo de ser automatizado en los próximos 10 o 20 años. El informe no se refiere a trabajos manuales. Habrá puestos que quizás hoy ni siquiera se conocen o imaginan. Lo que sí es seguro es que los trabajos "tradicionales" cambiarán, y mucho.

 

 

En la actualidad, el mundo tradicional offline y el más tecno de los entornos online están fusionándose. Ciencias tradicionales de laboratorio avanzan a pasos agigantados desde las pantallas de sofisticadas computadoras. La ley de Moore –aunque técnicamente es una observación empírica– sostiene que cada 18/24 meses se duplica la capacidad de procesamiento de las computadoras, lo que permite, y permitirá más aún en el futuro, avanzar en progresión geométrica y explorar una infinidad de campos que hasta hace poco habrían sido impensados, y posiblemente lo sigan siendo todavía por el momento.

 

 

El 47% de los empleos está en riesgo de ser automatizado.

 

 

Los cambios exponenciales son prácticamente imposibles de prever para el cerebro, acostumbrado a pensar de manera lineal. Pero en este punto hay que ser cuidados: la transformación digital es un proceso que va más allá de la introducción de nuevas tecnologías, abarca otros aspectos sobre los que se deberá trabajar, como la gestión del cambio y una adecuada interacción de habilidades duras y blandas.

 

 

El cambio ya está entre nosotros y, como dijo Peter Drucker, padre del management: “Donde veas un negocio exitoso, alguien ha tomado una decisión valiente”. Nos encontramos ante grandes cambios y sabemos que siempre generan incertidumbres, pero también oportunidades. Soy contador. En mi caso, veo que ya nada será como antes. Blockchain y monedas virtuales, libros digitales, sistemas en la nube y muchos otros cambios más se avecinan.

 

 

Debemos adaptarnos y repensarnos. Yo ya empecé. La próxima vez que me pregunten en dónde trabajo, contestaré: “En una empresa de tecnología que monetiza a través de la presentación de balances y las liquidaciones de impuestos”.

Fuente: El Cronista

 

Comentarios


Comente esta noticia...

Nombre  
Apellido  
Ciudad  
Provincia  
Código Postal  
Actividad a la se dedica  
Email  
Comentario  
Código de Seguridad: 565
 
Ingrese CÓDIGO DE SEGURIDAD

 

Encuesta
¿Cómo ha sido la política de innovación en su empresa en 2017?
Ha realizado importantes esfuerzos para innovar
Ha realizado moderados esfuerzos para innovar
Ha realizado escasos esfuerzos para innovar
No ha realizado innovaciones